Una mirada atrás al 2018

Este año será la primera vez que use este formato que he adaptado del análisis anual que hace Jason Zook el cual el llama “The State of Union”. La cuestión es que todos los años sí que me tomo el tiempo de reflexionar lo vivido, aprendido, logrado y lo que no, en el pasado año pero no siempre me he tomado el tiempo de escribirlo. Y por lo tanto, no tengo cómo compararlo o cómo ver todo el camino recorrido con mejor perspectiva, es por ésto que hoy empiezo la tradición de escribir este review del año. Ahí vamos:

 

APRENDIZAJES FUERTES

 

Lidiar con desmotivación, depresión, inseguridades con mi propósito…

Este año viví muchas cosas soñadas, y conocí muchas personas exitosas que están viviendo su vida ideal, ganando mucho dinero y al mismo tiempo manteniendo un balance entre el trabajo y la vida personal, en fin, viviendo lo que quisiera yo. Y esto provocó muchos sentimientos encontrados en mi, claro, me inspiró (estar tan cerca de ellos, aprender de ellos y pensar que si ellos podían, yo también); pero también me provocó sentimientos de duda hacia mi y mi propósito (me hacía preguntas como: qué hago yo aquí?, quién me creo que soy?, estoy haciendo lo que quiero?; y pensaba cosas como: no lo voy a lograr, yo no pertenezco aquí, en mi país no podré…)

ACCIÓN A TOMAR: Tomarme el tiempo de sentir lo que siento, de reconocerlo, hacerme la pregunta de porqué lo siento, puede ser que descubra algún miedo escondido o creencia limitante detrás de esos pensamientos. Pero no me doy el permiso de sentir pena por mi. Me hago consciente y me muevo de ahí! Cosas que puedo hacer: buscar mi misión de vida y leerla, mirar mi vision board, poner mi lista de música favorita (cartar y bailar), tomarme un café con mis amigas para recargar energías y luego tener muy presente lo siguiente: Estoy exactamente donde debería estar. Y soy la persona indicada para hacer lo que quiero hacer, lo que necesito, ya lo tengo, en vez de preguntarme “Quién soy yo para…?” me pregunto “Por qué no yo?” y lo hago!

 

Gastar demás.

Esto no hay que explicarlo mucho. Hasta vergüenza me da… yo nunca he sido muy dada a mis finanzas pero siempre he ahorrado y nunca he gastado más de lo que generaba de ingresos. Pero al final de este año, no sé si fue la emoción de abundancia y éxitos que venía arrastrando, pero me dejé llevar y gasté dinero pensando en que “ese dinero me va a entrar tal dia…” y PUF, pues no fue así. 

ACCIÓN A TOMAR: Mantenerme clara y al día con mis finanzas y planificar todos los gastos, evitar comprar por emoción.

 

 

Ignorar las cosas que tenía que hacer pero no quería hacer.

Hacer esto se me manifestaba en un dolor físico en el cuello, que no me dejaba moverme bien, ni dormir tranquila, a veces el dolor era tan grande que me inmovilizaba completamente o que sentía que se me iba a desprender la cabeza del cuello. Esto sucedía cuando me sobre-comprometía con responsabilidades, o cuando no manejaba bien mi tiempo. La respuesta física venía en respuesta a yo no perdonarme equivocarme o no cumplir conmigo misma, lo que agravaba el dolor porque en vez de aceptarlo yo me culpaba y estresaba más.

ACCIÓN A TOMAR: Perdonarme a mí misma cuando no cumplo con mis propias expectativas. No sobre-comprometerme. Hacer lo importante primero. Decir que NO más.

 

No entablar límites claros.

No definir ni establecer los términos y condiciones de mis servicios de manera clara. No tener un plan de acción a tomar cuando las cosas no van como se planificaron previamente no ha sido beneficiario para mi ni para mi cliente.

Acción a tomar: Tener un contrato firmado antes de cada proyecto, que funcione como un acuerdo de trabajo y colaboración en conjunto con las responsabilidades y expectativas de cada parte. 

 

COSAS LINDAS

 

Asistí a conferencias internacionales.

Este año fui a dos conferencias internacionales: 90 Day Year Live (San Diego) en marzo y The Imperfect Boss Camp (Ontario) en octubre. La primera enfocada a aprender un estilo de planificación para lograr metas y proyectos. En resumen, cómo trabajar de manera más inteligente, ser más productivo y ganar más. Y la segunda enfocada a inspirar y motivar con charlas de historias reales y espacio para la reflexión, desconectar, hacer journaling y cosas creativas. 

Invertir en aprender y en experiencias siempre es bueno. Para mi fue un privilegio aprender de los grandes, conocer gente que está viviendo sus pasiones, en otros casos conocer gente que admiro y entablar conversaciones con ellos, aprender de ellos, darme cuenta que son humanos también. Crear lazos de amistad con otras personas que están en el camino como yo, sentirme en comunidad y parte de algo más grande que yo. Definitivamente esto es algo que quiero seguir haciendo.

 

Viajé a nuevos lugares!

Este año taché varias cosas de mi bucket list! Hice un mini road-trip por la costa oeste de Estados Unidos… desde San Diego hasta San Francisco, haciendo una parada en el Yosemite National Park (Creo que mi lugar favorito de todo el año!). Si, es tan mágico todo como en las películas o más! También visité Toronto y Vancouver en Canadá, hace unos años yo hablaba de emigrar a Canadá, tener la oportunidad de conocer el país fue muy divertido y eye opening, el frío no es un mito, es una realidad. 

Y en el país fui por fin a acampar en Valle Nuevo, que tenía mucho por ir, aunque este fue un viaje que no salió para nada como esperaba… (eso es historia para otra ocasión :P). Lugares que se repitieron: Punta Cana, road-trip por la costa noreste del país, Samaná.

¡Uy! También hubo algunos mini viajes repentinos, pequeñas aventuras a las que les dije que SI sin pensarlo mucho… Siento que será difícil superar este año en cuanto a viajes y lugares nuevos, pero siempre digo ésto y cada año me termina sorprendiendo. 

 

Menos trabajo más dinero.

Este año subí el precio de mis servicios. Si, tenía terror de hacer esto, por muchas razones, como: la lucha interna que vivía antes de no saber valorar mi trabajo, talento y tiempo; la inseguridad de que no iban a llegar los clientes… Pero esto fue algo que decidí muy seriamente y no a la ligera. Al yo no mirar mucho las finanzas, no sabía que lo que estaba haciendo como trabajo a tiempo completo, prácticamente era un hobby, porque no ganaba lo suficiente como para vivir de eso, lo que pasa es que al no necesitar el dinero, no me daba cuenta! Tuve que decidir, si esto es lo que en verdad quería tenía que ponerme en serio y así mismo cobrar el precio justo. ¿Adivinan que? Los clientes si llegaron, tuve menos proyectos, es cierto, pero éstos eran con mi cliente ideal, emprendedores apasionados que están listos para llevar su negocio al siguiente nivel, personas que valoraban mi tiempo, mi talento y se dejaban guiar por el proceso. No puedo estar más agradecida de poder haber sido cómplice en hacer realidad sus ideas.

 

¡Cumplí 30!

Llegué a los TA! Estoy agradecida y feliz con la vida por todo lo que me ha permitido vivir y por todos los aprendizajes brindados, estoy en el mejor momento, porque el mejor momento es el aquí y el ahora. 

 

Me enfoqué en mi.

Por fin pude crear la disciplina y constancia de ir al gimnasio 4 veces a la semana. Yujuu \o/ Y disfrutándolo! Ni yo me lo creo todavía. Todo en consecuencia de trabajar conmigo mi amor propio y darme siempre lo mejor… Seguiremos con esto.

 

Leí 26 libros.

Me puse una meta de leer 24 libros y leí 26 en total. Desde el año pasado he incluído en mi lectura libros de crecimiento personal y negocios. Próximamente habrá una sección de recursos en mi página web donde recomendaré mis favoritos.

 

Invertí en sistemas y automatización.

Parte del feedback de parte de antiguos clientes es que el proceso de diseño-propuestas-resultado final era muy largo, tenían que esperar mucho para tener su identidad visual completa, y yo no encontraba por dónde agilizar o cómo repartirme todos los puestos y tareas de dirigir mi propio estudio (hacer cotizaciones, trabajar en los diseños, crear contenido, tareas administrativas… etc) sin morir en el intento, sentía que 24 horas no me daban. I needed to hustle, and hustle more! Pero si algo aprendí de todos los talleres y conferencias era que no había que trabajar más sino mejor. Entonces lancé mi página web (ésta transmite toda la información necesaria, atrae y filtra directamente al cliente ideal, ahorrando tiempo en cotizaciones que no iban a llegar a ningún lado); puse por escrito todo el proceso que pasa el cliente (para no olvidar ningún detalle, mejorar la experiencia y que tanto el cliente como yo supiéramos lo que estaba pasando en el camino); compré un sistema administrativo (facturas, contratos, clientes, proyectos… todo en un mismo lugar!) uf! Éste es nuevecito, pero ya les contaré cómo me va, y si de verdad termina haciéndome la vida más cómoda.

 

¿QUÉ ME SORPRENDIÓ EN EL 2018?

 

Me invitaron a ser speaker.

¡Y me fascinó! Tres veces me invitaron a compartir mis conocimientos sobre cómo emprender, o vivir mis sueños… a un grupo pequeño de personas. Todavía no me lo creo, yo tengo pánico escénico, pero una vez empezaba a hablar y compartir este camino tan bonito que he tenido, no podía parar! Esto despertó algo en mi, que quiero seguir explorando…

 

Descubrí creencias limitantes que tenía en cuanto al dinero.

Sin duda éste año marcará un antes y un después en mi vida en cuanto a la abundancia. Darme cuenta de pensamientos que estaban en mi subconsciente rigiendo mi vida sin yo darme cuenta… como por ejemplo: el dinero es malo (o la gente que tiene dinero es mala, porque para hacerse rico hay que robar o para ser exitoso hay que pisotear a los demás). Me siento ligera, imparable, completamente otra persona, porque pude liberarme y no puedo ni imaginarme a dónde llegaré.

Nota: Puede que parezca un pensamiento estúpido, tal vez lo sea, y cuando lo dices en voz alta puedes pensar, cómo va a ser que piensas eso! (yo lo pensé así cuando me di cuenta) Pero recuerda que la mayor parte del tiempo, las creencias limitantes, las adoptamos como verdades siendo muy pequeños sin comprender siquiera, y esto se vuelve parte de nosotros, no es que lo pensamos es que transmitimos esa energía (por eso nos pasan cosas que no entendemos, en el caso específico del dinero puede ser que siempre lo gastas o te llega y sales de él inmediatamente, porque tu ser no quiere ser malo y piensas que el dinero lo es), por eso es que son creencias limitantes, porque ya no te funcionan. Pero hay que reconocerlas para liberarlas y adoptar una nueva creencia.

 

Puedo lograrlo.

Mi palabra del año fue INTENCIÓN. Y me encantó, la energía que proyectaba a la hora de tomar decisiones, de hacer cosas era la de que fuera de acuerdo a mi propósito de vida, por ende, todo me fue acercando a vivirlo. Además de que creerlo posible, abrió las oportunidades y proyectos que lo hicieron realidad. Gracias, gracias, gracias.

 

¿QUÉ HAY POR DELANTE PARA EL 2019?

 

Enseñar más. Escribir más. Dar más.

No lo mencioné dentro de las cosas lindas, pero, de lo mejor del 2018 fue que empecé a escribirle cartas a mi lista de correos! No tengo palabras para describir cómo me llena poder hacer realidad mi pasión por escribir, con compartir lo que sé y al mismo tiempo conectar con ustedes. Me emociona inmensamente, y viene más de todo eso en este año, por email, por el blog, por instagram, prepárense!

 

Probar crear productos digitales.

Quiero crear la manera de generar ingresos pasivos y al mismo tiempo cubrir necesidades que tengan de productos y servicios más accesibles que puedan ayudar a muchos a la vez y no solo el 1 a 1 de mis servicios. Vamos a ver qué tal!

 

Mi palabra del año: Acción.

Estaba entre ésta y abundancia. Con toda la energía de soltar, crear y agradecer, se me hizo difícil. Pero haciendo mi análisis personal, todavía me freno bastante, si ya sé, el miedo, el perfeccionismo… old news. Por eso haré mi palabra del año ACCIÓN y mi mantra: Done is better than perfect. Se acabó el pensarlo demasiado. Lo hacemos y luego vemos. 

COMPARTE ESTE POST!
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest